jueves, 5 de diciembre de 2013

F. Tárrega. Recuerdos de la Alhambra

Esta obra fue compuesta en 1896 al regreso de su estancia en Granada. Concebida inicialmente como un estudio de trémolo, su extraordinaria repercusión la ha convertido en una de la  obras cumbres del repertorio.
El trémolo consiste en la repetición rápida, en igual duración e intensidad, de una nota, produciendo la sensación de un sonido prolongado. Es frecuente su utilización en instrumentos de cuerda con pulsación de púa como la mandolina, bandurria, etc.
En la guitarra se ejecuta técnicamente con la pulsación de
pulgar (quien desarrolla un bajo) seguido del anular, medio e índice. Si bien el elemento técnico es muy importante, no lo es menos la parte dinámica y expresiva que hay que cuidar al máximo.
De las numerosas versiones que se han realizado, la más curiosa es, probablemente, la que aparece en la banda sonora de The Killing Fields (Los sonidos del silencio), realizada por Mike Oldfield en 1984 con sintetizadores, lo cual, le proporciona una perspectiva totalmente diferente. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario